domingo, 1 de abril de 2018 0 comentarios

Carta a Norah



(Equivócate)

Sé imperfecta.

Equivócate mucho. Equivocarse es necesario para avanzar, porque equivocarse significará que lo estás intentando. Si eliges no equivocarte, estarás eligiendo no vivir. Equivócate mucho y aprende rápido.

Confía. Confía en ti. Confía en las personas. Son ellas las que te harán más grande, aprende de ellas y aprenderás de ti. Descubre en ellas lo que las hace grandes, y eso hará que también lo seas tú. Es más bonito vivir la vida confiando, aunque alguna vez sufras, que sufrir siempre, porque alguna vez has confiado.

Crece. Crecerás en (d)años, en experiencias, pero lo más importante es que crezcas en alma. Cada una de las dificultades que encuentres en tu vida, te enfrentarán a tu mayor obstáculo: tú misma. Cada limitación, será una oportunidad para probarte, pero solo ante el viento fuerte, crecer con más fuerza las raíces.

Cree. Cree en ti. A veces, muchas veces, será difícil, y tendrás que apoyarte en recuerdos, en ilusiones y en sueños. Otras veces, creerás en el reflejo que los demás ven en ti, esa imagen que te habrá costado crear, de que nada es imposible para ti. Otras veces, no sabrás ni quién eres tú. Pero esa niña, la que se pierde y no se encuentra, también eres tú. Y ese es el reto: creer en ti, aun cuando no sabes muy bien quien eres, o hasta donde puedes llegar. Porque solo tu será capaza de decidir cuales son tus límites, y darle el significado a la palabra imposible.

Caéte. Es necesario caerse, para aprender a levantarse con fuerza, con determinación, con la cabeza llena de sueños y de cosas que conseguir. Perderse para encontrarse. Caerse para levantarse. Cuando te levantes, recuerda poner la mirada en el horizonte y caminar, siempre caminar. Así, cuando te pierdas, podrás retomar el camino sobre tus propias huellas.

Ama. Ámate mucho. Solo desde el amor verdadero a ti misma, podrás amar a los demás. Amar significa cuidar. Amar significa aceptar. Amar significa aprender a mirar. Pero recuerda amar desde la independencia, creando espacios, amando la libertad. La libertad de ser y dejar ser. No pidas que te amen mucho; busca que te amen bien. Busca dentro lo que anhelas fuera. No exijas a otros lo que no eres capaz de darte tú. En lugar de eso créalo. Al darlo tú te lo estarás dando a ti misma.

Y no tengas miedo. El miedo te hará pequeña, te hará esconderte de ti misma. El miedo aparecerá muchas veces en forma de excusa. Cuando sientas miedo, solo hazlo, y te volverás valiente. Así nunca tendrás límites, y tu corazón podrá más que tu miedo.

Para vivir hay que querer vivir. Aprende a disfrutar cada momento, porque ese que pasa, ya nunca vuelve. Y deja de ser tuyo. Vivir implica sentir lo que pasa, disfrutar lo que vives, tener presencia. Las vidas tristes están hechas de recuerdos. Busca vivir una vida capaz de llenarte, y de llenar otras vidas de recuerdos. Recuerda que eliges tu vida cada momento.

Disfruta. No busques el éxito. Di abres los ojos y miras alrededor, parece que todos necesitan llegar a él. Tú no. Cierra los ojos. Siente. Lucha por lo que amas, y el éxito llegará solo. No pierdas de vista tu eje, tu sueño, tu para qué, y eso será lo que te ayude a superar obstáculos, a seguir creyendo, a seguir creciendo, a levantarte cuando te caigas sin dejar de mirar el sol.

Equivócate. Equivócate mucho.

          Sé imperfecta.

                    Sé TÚ.
 
LAURA CHICA
www.laurachica.com 

0 comentarios

Las palabras son ventanas (o son muros)


Me siento tan sentenciada por tus palabras,
me siento tan juzgada y alejada...
Antes de irme tengo que saber:
¿era eso lo que querías decir?
 

Antes de erigirme en mi defensa,
antes de hablar desde la herida o el miedo,
antes de construir un muro de palabras,
dime: ¿lo escuché bien?

Las palabras son ventanas o son muros,
nos sentencian o nos liberan.
Cuando hablo y cuando escucho,
que la luz del amor brille a través de mí.

Hay cosas que necesito decir,
cosas que significan mucho para mí.
Si mis palabras no son claras,
¿me ayudarás a ser libre?

Si parecí decepcionarte,
si sentiste que no me importabas,
intenta escuchar a través de mis palabras
los sentimientos que compartimos.


RUTH BEBERMEYE

lunes, 17 de julio de 2017 0 comentarios

Huracán


Es lo nuestro: ignorar la salida
del lugar cuyo interior nos confunde.
(Rainer Maria Rilke)

Entramos por diferentes puertas al laberinto de las emociones.

Perdidos, extenuados hasta el hartazgo, nos encontramos en el prisma central, en plena mitad de nuestra cárcel sin techo.

Tú esquivabas mi mirada con la misma fogosidad que te aferrabas a mi cuerpo.

Yo buscaba tus ojos con la misma intensidad que mantenía atadas tus constantes vitales a los latidos de mi corazón.

Esa hora vespertina solía convertirse en el instante de la total entrega.

Y es que eres tan grandilocuente y suspicaz que cohíbes toda mi expresión y la reduces al simple gesto del beso.

En aquel mágico momento me encantaba apretarte contra mí y sentir que ni siquiera el viento podía traspasar la defensa de nuestros cuerpos.

En noches como aquella mi razón se turbaba, y mi único pensamiento era no dejarte escapar.

Atarte a mí usando todos los mecanismos del sentimiento.

Entonces, un tímido gesto irregular creaba una pequeña grieta, tan insignificante y tan remota que ni siquiera yo era totalmente capaz de reparar.

Entonces me cambiaba la cara y mi expectación mudaba a desconcertante melancolía.

¿Qué será del cielo, de las estaciones, cuando no estés tú para narrarlas a través de tu boca?

En noches como aquella venían a buscarme, cogidos de la mano, inseparables, amigos tan sorprendentes, el sentimiento, la dicha y una cierta dosis de tristeza.

Después, en la soledad de mi refugio de piedra, me embargaba el desasosiego. Las dudas y la necesidad de saber venían a roerme los recovecos del cráneo.

A pesar de que yo siempre preferí jugar a la improvisación, a tirarme al vacío sin mirar lo que podía haber allí abajo.

Y ahora lo entiendo todo:

Tú eres el huracán que amenaza con destrozar mi confortable hogar con su pasión y su renovado ímpetu,

y yo soy el necio que no se pone a resguardo cuando te ve acercarte.
CARLOS ASENSIO
jueves, 11 de mayo de 2017 2 comentarios

Naciste con el viento a tu favor...


Naciste con el viento a tu favor
con los síes disponibles
con la vida de tu parte. 

Y rápidamente, y con buena intención,
te indicaron los caminos peligrosos,
las oportunidades prescindibles,
los sueños que debías dejar de lado,
lo que se esperaba de ti. 

Y el viento se volvió en tu contra. 
Y los noes aparecieron en tu camino. 
Y la vida se te volvió esquiva. 
Y tú fuiste menos tú y más ellos. 

Te convertiste en formal y buena gente,
pero nadie te preguntó si eras feliz. 

Ahora algunas noches, en silencio,
miras al cielo, tus ojos se iluminan,
y algo dentro de ti vuelve a soñar. 

Salud y paz. 

LUIS BUENO
viernes, 3 de marzo de 2017 0 comentarios

Agradecimiento


Debo mucho
a aquellos que no quiero.

El alivio con el que acepto
que sean más cercanos a otro.

La alegría de que yo no sea
el lobo de sus ovejitas.

La Paz sea con ellos,
y mi libertad con ellos,
y eso el amor ni lo puede dar
ni tomarlo sabe.

No les espero
desde la ventana hasta la puerta.
Paciente
casi como un reloj de sol,
comprendo
lo que el amor no comprende,
perdono
lo que el amor jamás perdonaría.

Desde el encuentro hasta la carta
no pasa una eternidad,
sino, simplemente, algunos días o semanas.

Los viajes con ellos son siempre un acierto,
conciertos oídos,
catedrales visitadas,
paisajes nítidos.

Y cuando nos separan
siete montañas y ríos,
son montañas y ríos
muy familiares del mapa.

Es mérito suyo,
que yo viva en tres dimensiones,
en un espacio no lírico y no retórico,
con un horizonte, por móvil, real.

Ellos mismos no saben
cuánto llevan en sus manos vacías.

"No les debo nada"-
diría el amor
sobre esta cuestión abierta.

WISLAWA SZYMBORSKA

viernes, 3 de febrero de 2017 0 comentarios

Considerando en frío, imparcialmente


Considerando en frío, imparcialmente,
que el hombre es triste, tose y, sin embargo,
se complace en su pecho colorado;
que lo único que hace es componerse
de días;
que es lóbrego mamífero y se peina...

Considerando
que el hombre procede suavemente del trabajo
y repercute jefe, suena subordinado;
que el diagrama del tiempo
es constante diorama en sus medallas
y, a medio abrir, sus ojos estudiaron,
desde lejanos tiempos,
su fórmula famélica de masa...

Comprendiendo sin esfuerzo
que el hombre se queda, a veces, pensando,
como queriendo llorar,
y, sujeto a tenderse como objeto,
se hace buen carpintero, suda, mata
y luego canta, almuerza, se abotona...

Considerando también
que el hombre es en verdad un animal
y, no obstante, al voltear, me da con su tristeza en la cabeza...

Examinando, en fin,
sus encontradas piezas, su retrete,
su desesperación, al terminar su día atroz, borrándolo...

Comprendiendo
que él sabe que le quiero,
que le odio con afecto y me es, en suma, indiferente...

Considerando sus documentos generales
y mirando con lentes aquel certificado
que prueba que nació muy pequeñito...

le hago una seña,
viene,
y le doy un abrazo, emocionado.
¡Qué más da! Emocionado... Emocionado...

CÉSAR VALLEJO

miércoles, 14 de diciembre de 2016 0 comentarios

Merecer las penas



A cuántos amaneceres estoy de ti
le pregunto cada mañana a mis ojeras.

Madrid despertándose y yo bajando las persianas.

Cuántas noches más durará este naufragio
cuantísimas borracheras serán las necesarias.

Si algún día ordenara la habitación encontraría
todo lo que me faltas.

Toda mi ropa tirada para tapar la ausencia
de tu ropa interior en mi armario.

Es tan fácil cortarse cuando tus sueños son de cristal.

Mis heridas siguen abiertas así que, supongo, puedes pasar.
De mí.

O besarlas. 
ESCANDAR ALGEET
domingo, 16 de octubre de 2016 0 comentarios

Por algo suceden las cosas que te suceden aquí...


¡Por algo pasan las cosas
que te suceden aquí!
alegres o dolorosas.
¡Son perfectas para ti!
y no es nada “personal.”
Lo que acontezca en tu viaje:
para bien o para mal,
¡es tan sólo aprendizaje!
¡Por algo pasan las cosas
que más te cuestan aceptar!
¡Fue oruga la mariposa
antes de poder volar!
y esa angustia que hoy te quema
y que te causa desvelo
¡mañana será la gema
que más destelle en tu cielo!
¡Por algo pasan las cosas!
y al ver tus viejos dolores,
verás que de forma hermosa
¡por fin se volvieron flores!
y esas de mayor encanto
esas de aspecto más tierno
¡son las que regó tu llanto
cuando fue crudo tu invierno!
Y de manera asombrosa,
con ese convencimiento,
¡podrás transformar en rosas
las espinas del momento!
que si la paz va contigo
o si el pesar te destroza
en ambos casos, amigo
¡Por algo pasan las cosas!
JORGE OYHANARTE

miércoles, 14 de septiembre de 2016 0 comentarios

Poesía para disfrutar (4)



Eres lo que sientes,
lo que sueñas,
lo que aprendes,
lo que te duele,
y lo que ocultas...
(Noemí Vico)


Es tiempo de cumplir sueños, de saborear momentos y de buscar un hueco cada día para las cosas que nos hacen felices. Se trata de no perder el norte ni la luz que nos guía, se trata de aceptar y agradecer la sombra que nos hace aprender y quemar etapas.

Es tiempo de leer poesía...


LAURA CHICA
PALABRAS PARA ENCONTRARTE

Aprendió a poner puntos suspensivos a los momentos
para hacerlos infinitos...

Laura se desnuda y nos invita a recorrer cada una de las heridas que recorren su cuerpo, nos enseña el amor desde perspectivas cambiantes, desde diferentes nombres y momentos. El diario de alguien que vive y sobrevive por amor. Detrás de los versos, quizá un mensaje en una botella sumergida en su mar... que busca que alguien, por fin, la salve...
 


VICTORIA ASH
LA CULPA ES DE LAS MUSAS

(...) Recuerdo
que siempre decías
que no hay nada para siempre,
que lo eterno,
solo dura un poco más,
que el secreto estaba
en quererse mucho y fuerte
cada instante.
Y yo te miraba
como quien mira
las cosas que teme romper,
por miedo a que lo hicieras
y te llevaras mis sueños contigo (...)

Victoria Ash llegó a mis manos gracias a una muy buena amiga y, como ella, se ha hecho imprescindible para mí. La culpa es de las musas pero también lo es de los príncipes azules, las princesas de cuento o las heroínas de novela... La culpa es del amor y de todo lo que nos pone la piel de gallina, nos hace sentir, llorar, reír, perder y ganar. La culpa se convierte en tesoro, en el secreto que nos ayuda a reconocer que estamos vivos.

44 poemas de los que no he sido capaz de sacar un favorito aún como le prometí que haría, sigo releyendo con esa excusa cada línea.



SARA BÚHO
LA ATARAXIA DEL CORAZÓN

(...) Sólo te pido
que si caigo me dejes en el suelo y
te tumbes conmigo un par de minutos.
La mayoría de las veces es cuestión de perspectiva. 

Por fin llega este tesoro a nuestras manos, tras años saboreando su blog. Una selección de sus textos revisados y poemas nuevos que la colocan en un lugar muy destacado del panorama poético español y que abren una ventana hacia su mundo. 

Poemas de desencuentro y de amor, de cómo dar todo para descubrir que tu príncipe azul destiñe... ¡Para descubrir que no necesitas príncipe azul! Poemas que, como en el camino del héroe, ocultan un paraíso tras un paraje de sombras.





RUBÉN TEJERINA
APNEA

¿Te imaginas 
que tu presentimiento y el mío 
fueran iguales? (...)

Rubén nos regala una colección de poemas como un caleidoscopio, una mezcla de visiones, de temas y personajes para retarnos, para saber cuánto tiempo nos puede dejar leyendo sin respiración...




JAVIER RUIZ TABOADA
ENTRE TU ESPALDA Y MI PARED

Eres el mejor ataque al corazón 
que he padecido.
Un libro único como su autor, poemas como pinceladas que le retratan: su visión del mundo, su ironía, el humor ácido, un gran manejo del lenguaje y de la técnica poética, las rimas, las estrofas, las sentencias... Juega con el lector, hace un collage de sentimientos, opiniones y de retratos de momentos. La fotografía de su mundo, un mundo peculiar que va desde el dolor de los serio hasta la carcajada de lo absurdo.






KARMELO C. IRIBARREN
HACIENDO PLANES

El amor y las pesadillas
se asemejan 
en cómo desordenan las sábanas (...)

Un nuevo poemario, esta vez repleto de imágenes cotidianas, con versos que dibujan el día a día, las reflexiones que se hacen con la mirada perdida mientras se degusta un café a solas...






BENJAMÍN PRADO
ECUADOR

(...) La poesía empieza 
cuando ya has olvidado qué es lo que te asustaba
pero aún tienes miedo (...)

Un regalo perfecto, la poesía reunida de Benjamín Prado entre 1986 y 2001 para enamorarse a primera vista de él y seguir leyendo sus siguientes 15 años. Una bonita forma de recorrer con él sus pasos y vivencias y unos versos llenos de recuerdos a los clásicos y a los que se hicieron leyenda: Garcilaso, Storni, Kurt Cobain, Sylvia Plath...

Un aperitivo perfecto para iniciar un menú literario increíble.





martes, 23 de agosto de 2016 0 comentarios

No lectura


A las obras de Proust
no les añaden en la librería un mando a distancia,
no podemos cambiar
a un partido de fútbol
o a un concurso donde ganar un volvo.
 

Vivimos más,
pero menos precisos
y con frases cortas.
 

Viajamos más rápido, más a menudo, más lejos,
aunque en lugar de recuerdos volvemos con fotos.
Aquí yo con un tío.
Aquel creo que es mi ex.
Aquí todos en pelotas,
así que seguramente es un playa.
 

Siete tomos: piedad.
¿No se podría resumir, abreviar,
o mejor mostrar en imágenes todo eso?
Una vez pasaron una serie que se titulaba La muñeca
pero mi cuñada dice que era de otro que también empezaba por P.
 

Además, seamos sinceros, quién es ese.
Al parecer escribió en la cama un montón de años.
Página tras página,
a una velocidad limitada.
Y nosotros con la quinta puesta
y —toquemos madera— saludables.


WISLAWA SZYMBORSKA

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;